La Jam de Rock en Good Bye Margarita

El mítico bar de Puerto Madryn reabrió sus puertas a fines del 2020 y además de una leve modificación de nombre, propuso una gran oferta de música en vivo, un espacio cultural con fuerte impronta en la escena local.

En cartelera se puede asistir a shows casi todos los días, pero además de ser un espacio para disfrutar distintos géneros musicales, cada semana hay un día y una hora para escuchar improvisación de rock, una brecha en la agenda para que los músicos jueguen, se diviertan y nos deleiten con la espontaneidad de crear en el momento.

La imagen es de Iskayra Pierina vegashttps://www.instagram.com/iskayra/

CLUB ZAPPA es el nombre que tiene este espacio que convoca a quien quiera a subirse al escenario y tocar. El nombre del ciclo es un juego de palabras entre el verbo “zapar” que se utiliza en Argentina para describir una situación en la que uno o más músicos comienzan a hacer una improvisación desde cero o sobre un tema ya establecido, mezclado con una alusión a uno de los más grandes guitarristas del rock estadounidense, Frank Zappa, quien además fue uno de los primeros músicos en trasvasar las barreras de los géneros musicales y componer canciones de todo tipo.

La crew de músicos estables está formada por Matías y Marcos Rodríguez, guitarra-voz y batería respectivamente; Alejo Alarcón en teclados y Lisandro Rambo en el bajo. Así arranca el club, pero a los pocos minutos empieza la jam, se abre el juego y desde el micrófono, Matías invita a quienes quieran subir a tocar y cantar. La magia sucede, se empiezan a levantar de las mesas y  es realmente una gran oportunidad para escuchar a quienes ya conocías y una inmensa ventana a los artistas que todavía no conoces.

La foto es de Iskayra Pierina vegas —>https://instagram.com/iskayra?utm_medium=copy_link

Club zappa abre una especie de paréntesis rockero en la semana y cada jueves desde las 21hs en Goodbye margarita podes pasar un rato de buena música y lo mejor de todo, es 100% local. El espectáculo no tiene ningún costo adicional y solo pagas por lo que consumís en el lugar, no hay excusa para no pasar por ahí aunque sea un rato a curiosear.

No hay mucho más para contar, porque para saber lo que verdaderamente pasa, tenes que estar allá!

Acerca del autor