3 años atrás, -un 18 de noviembre de 2018- falleció Don Victoriano Salazar, 3 veces intendente de nuestra ciudad.

¿Qué impulsa a algunas personas pretender ser Intendentes?

Y luego, si lo logran ¿Qué los motiva a seguir?

La respuesta más obvia y común es “la pasión por la política”.

En la mayoría de los casos esa “pasión” es lo que los alienta a transitar por cargos políticos durante toda su vida, construyendo una verdadera “carrera personal” dentro de alguno de los partidos políticos establecidos, sin importar la función que desempeñe en la estructura del estado. Puede ser concejal, Intendente, secretario, secretario del secretario, director o jefe de una oficina menor. O continuar su carrera en cualquiera de los niveles provinciales o nacionales del estado.

Luego, su mayor o menor habilidad para ejercer esa “pasión” le permitirá ir escalando diferentes cargos políticos, hasta que -luego de varios años- alcanza un status que le permite ser reconocido como “un político de raza”.

Sin embargo, he conocido 2 muy honrosas excepciones y este escrito pretende ser un homenaje a ellos y al Madryn que pudo ser…y no va a ser.

Me refiero a Don Antonio Rodríguez Ríos, intendente en los años 1.963 – 1.973  y al Dr. Victoriano Salazar Intendente entre los años 1.979 a 1.983 y luego de 1.991 a 1.999.

Antonio y Victoriano
Antonio Rodríguez Ríos en primer plano y un joven Victoriano Salazar mas atrás

En ambos casos la motivación NO era hacer de su vida una carrera política. La cabal demostración fue que cada uno de ellos luego de su desempeño como Intendente volvió a sus actividades privadas y profesionales como vecinos respetables y a una vida tan austera como lo era antes de ingresar a la función pública. En otras palabras, fueron grandes políticos aunque se los acusara maliciosamente de que “no eran políticos”,…tal vez porque ellos y su familia no vivían de la política.

¿Qué impulso entonces a Don Antonio y a Victoriano asumir el desafío de ser Intendente de su ciudad? Yo creo que fue un compromiso personal, moral y ético con su Comunidad para lograr su mejoramiento, no solo en términos de calidad de vida material sino también en términos de buena administración de los dineros públicos, transparencia en sus decisiones de gobierno y respeto por el conocimiento profesional, todo ello practicando los más elevados valores humanos. Así lo confirman numerosos testimonios de vecinos madrynenses que vivieron esas Intendencias.

¿Cuál es la pequeña gran diferencia que ambos tienen con la mayoría que señale en el inicio de este escrito?

Pues que para aquellos el objetivo principal es su carrera política personal. En estos, el objetivo principal es –sencillamente- su Ciudad y la Comunidad de vecinos que le da vida y trascendencia.

Por ello es que Victoriano al finalizar su última gestión de gobierno nos dejó como legado un Plan Estratégico de Desarrollo pionero en el país, fruto de más de 3 años de intenso trabajo, compartido con más de 500 vecinos, de elevada calidad, donde la participación no se declamo sino que se practicó libre y efectivamente.

En diciembre de 1999 –cumplido su mandato- Victoriano deja la función pública, vuelve a trabajar en su actividad profesional en SENASA y a vivir austeramente en su casa. El Plan Estratégico Madryn Siglo XXI que con tanto esfuerzo se construyó como legado, fue ignorado por quienes le sucedieron.

Tampoco los Madrynenses supimos recuperarlo y cuidarlo. Menos aún impulsarlo.

El Madryn que pudo ser -y estuvo plasmado en ese Plan Estratégico que Victoriano dejo como legado-, hoy a 22 años de distancia, tristemente sabemos que  NO VA A SER.

Pero tal vez la mayor contribución de Victoriano ha sido instalar por vez primera en la historia de Madryn, la certeza que es posible imaginar y construir un modelo de ciudad futura sobre serias bases técnicas y profesionales, en conjunto con los vecinos de la ciudad.

Sin duda, Victoriano fue un gran político muy alejado de las mezquindades de las prácticas políticas tradicionales, que lamentablemente no supimos aprovechar en toda su dimensión.

Aquellos que hoy tienen “la pasión por la política” ¿Podrán imaginar y construir un modelo futuro de ciudad para Madryn?

Acerca del autor

Desde 1.983 hasta la fecha desarrolla su actividad profesional en la ciudad de Puerto Madryn, orientada básicamente a Proyecto y Dirección de Obras Edilicias y Urbanizaciones en el ámbito privado, mientras que en el ámbito público se desempeñó en la Secretaria de Obras Públicas municipal, alcanzando el máximo nivel de responsabilidad en los años 1.993 a 1.999, en cuyo período se elaboró el Plan Estratégico Madryn Siglo XXI, asumiendo la responsabilidad de redactar el Plan Urbano Integral, el cual fue elevado al Concejo Deliberante en Octubre de 1.999.
En la actualidad su actividad laboral esta exclusivamente orientada en la actividad privada y ha sido elegido por sus colegas como Presidente del Distrito 4 del Colegio Profesional de Arquitectos de la Provincia del Chubut para el período 2013 y 2014. Fue Presidente del Consejo Superior del Colegio de Arquitectos del Chubut en el periodo Octubre de 2016 al 31 de Octubre de 2018. En el mismo período fue miembro de la Federación Argentina de Entidades de Arquitectos.
Miembro Fundador del Centro de Estudios Históricos y Sociales de Puerto Madryn, ocupando la presidencia del mismo en 2 oportunidades.
Desde el año 2.000 ha contribuido al debate público para la construcción de la sociedad, la cuidad y la región a través de múltiples notas de opinión desde una perspectiva local.
Editor responsable de la Revista Candelario en versión digital (www.candelario.com.ar)